info@osteopatiaatlas.com
91 715 57 78

Codo de golfista o  epitrocleitis: Causas y síntomas

Contraria a la creencia popular, el codo de golfista no solo es exclusivo para las  personas que practican ese deporte; sino para quienes hacen ciertos movimientos repetitivos por largos periodos de tiempo sin descanso; estos pueden ser una flexión constante del codo y la muñeca o la pronación del antebrazo.  La epitrocleitis es un dolor que se origina en la parte interna del codo, más específicamente en los tendones de los músculos flexores.

Su nombre se debe a que en la epitróclea está el grupo muscular que se encarga de la flexión de la muñeca y dedos, además de pronar el antebrazo. El musculo pronador y flexor radial del carpo es donde el dolor más se sentirá; no obstante toda la zona puede verse perjudicada cuando se padece epitrocleitis o codo de golfista. Esta enfermedad puede parecerse al codo de tenista, pero no están común.

Epitrocleitis o codo de golfista: Causas más frecuentes

Como se dijo anteriormente, el codo del golfista aparece más en personas que, utilizando su mano dominante, realizan movimientos en la muñeca, antebrazo y codo de forma constante y sin reposo. Puede aparecer por trabajos manuales como ser mecánico o carpintero, practicar deportes como la jabalina, tenis o el golf. Cualquier actividad en donde se tenga que realizar acciones repetidas durante más de una o dos horas diarias, son peligrosos para los tendones.

La epitrocleitis causa daños en los músculos y tendones que controlan la muñeca y los dedos. Generalmente los movimientos repetidos o una tensión excesiva causan  una lesión que genera una ruptura en las estructuras antes nombradas. Movimientos inadecuados, lazar o golpear objetos, levantas cosas pesadas sin una técnica adecuada, poco precalentamiento, espacio y lugar inadecuado para cierta actividad y de más, son algunas de las posibles razones de aparición del codo de golfista. Otras causas son:

  • Cualquier deporte de raquetas: Los tenistas son los más propensos a contraer este tipo de lesiones, sobre todo cuando utilizan técnicas como el revés, efectos o por el uso de una raqueta muy pequeña o pesadas. Las lesiones en los tendones, en la mano dominante, son muy comunes en los deportes de raqueta.
  • Deportes de lanzamiento: Ya sea el beisbol, el sóftbol, el futbol americano, tiro al arco, jabalina, etc. Todos estos deporten pueden provocar codo de golfista, principalmente cuando las técnicas que usan no son adecuadas y no se toman los reposos correspondientes.
  • Alzar pesas: Este deporte es peligroso si las técnicas usadas no son las correctas. Sin saberlo, el deportista puede sobrecargar sus músculos y lesionarlos.
  • Trabajos forzosos en donde se realizan movimientos repetitivos: Principalmente en trabajos de construcción, carpintería, entre otros.

¿Quiénes son más propensos a tener codo de golfista?

Anteriormente se dijo que cualquier actividad física realizada repetidamente por más de una hora puede producir epitrocleitis; no obstante también existen otros factores de riesgo que pueden perjudicar la salud de un deportista o trabajador. Habitualmente, los hombres y mujeres que tienen más de 40 años son más propensos a contraer la enfermedad; también son propensas las personas que:

  • No tienen una alimentación equilibrada.
  • Padecen de sobrepeso.
  • Fuman en exceso.
  • Tienen alguna enfermedad degenerativa.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas más comunes son el dolor y la sensibilidad en la parte interna de codo. La dolencia puede crecer hasta la sección intermedia del antebrazo. Hay movimientos que pueden intensificar el daño, así que es recomendable mantener el codo en reposo. Es normal que cuando se tiene epitrocleitis el afectado sienta rigidez y dificultad para cerrar la mano; además de tener debilidad en la mano y la muñeca. Otra señal sería el adormecimiento y hormigueo en los dedos, más precisamente en el anular y el meñique.

¿Cuándo hay que ir al osteópata?

Cuando una persona sufre de codo de golfista el primer tratamiento que debe realizar es el básico; es decir, aplicar compresas frías o hielo en la zona inflamada, estiramiento de la musculatura implicada y aplicación de antiinflamatorios. Si nada de esto funciona y persiste la zona afectada, se debería acudir a un especialista.

¿Cómo es el tratamiento osteopático?

El tratamiento ira enfocado a reducir la tensión de la musculatura implicada, devolver la movilidad de la articulación radio cubital y verificar la biomecánica del eje hombro-codo-mano. Comprobar que la inervación cervical no está comprometida y por último activar la musculatura para que sea capaz de hacer frente a los requerimientos que se le exige.

 

Tratamiento médico

el primer tratamiento sería con medicamentos como ibuprofeno, naproxeno sódico o acetaminofén. Del mismo modo, el paciente también deberá tomar descansos, suspender temporalmente las actividades deportivas y colocar hielo por 15 o 20 minutos en la zona afectada varias veces al día por cuatro o 5 días. Asimismo, el afectado tiene que:

  • Utilizar un dispositivo de inmovilización para reducir la presión en el tendón y musculo afectado.
  • Realizar ejercicios de estiramiento y fortalecimiento de bajo impacto bajo la supervisión del médico o especialista.

Una vez culminado el tratamiento, el paciente podrá volver a sus ejercicios deportivos rutinarios; cuando el dolor haya desaparecido, el afectado podrá volver al deporte o actividad que practicaba antes de la lesión. A pesar de esto, siempre hay que cuidarse para no volver a sufrir del codo de golfista.

Si después de 6 o 12 meses no hay ninguna mejora, lo más recomendable sería el tratamiento quirúrgico. Este se realiza solo en casos excepcionales, principalmente si el tratamiento convencional no ha surtido efecto. En la operación se realiza un procedimiento poco invasivo llamado TENEX. Consiste en retirar el tejido cicatrizal lesionado del tendón.

Prevención

Una forma de evitar padecer de epitrocleitis es fortalecer los músculos del antebrazo con pesas ligeras o ejercicios simples que ayuden a esta estructura a fortalecerse. También realizar calentamientos previos antes de hacer cualquier ejercicio fuerte, siempre utilizando una buena postura y ejecutando correctamente la técnica. El atuendo y el equipo utilizado debe ser el adecuado para el ejercicio o deporte, por ejemplo una raqueta muy pesada puede provocar la aparición del codo de golfista. Y por último, pero no menos importante, está el descanso. Si no se sobre cargan los músculos y se toma descansos adecuados, es muy poco probable que se padezca de esta afección en el futuro.

 

 

Manuel Herrero D.O. Bsc (Hons) Osteropathy

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 2 Promedio: 5)
Solicitar Cita