info@osteopatiaatlas.com
669 23 17 56 · 91 715 57 78

Tendinitis del manguito rotador del hombro, epicondilitis, epitrocleitis, tendinitis bicipital y tricipital, tendinitis rotuliana, poplítea, de pata de ganso, del ligamento de Maissiat, etc. Son diferentes localizaciones de una inflamación del tendón, tejido fibroso que sirve de unión entre los huesos.

Pueden ser lesionados, de forma directa, por traumatismos en cualquier parte de su recorrido y de forma indirecta por:

  • Sobrecarga funcional
  • Procesos degenerativos
  • Alteraciones mecánicas tanto locales como a distancia
  • Microtraumatismos o por roces sobre el hueso

Síntomas

Los síntomas inicialmente empiezan con dolor en su trayecto (tendinitis o tenosinovitis) o en su inserción ósea (entesitis). Puede llegar a ser incapacitante. La mayoría de las lesiones tendinosas se producen en la unión del tendón con el hueso.

La lesión puede evolucionar hacia fibrosis, con frecuentes roturas fibrilares, cuyo hematoma es responsable de un proceso de calcificación que convierte el tendón en una estructura debilitada y propensa a la rotura, al perder sus propiedades y capacidad regeneradora. Por ello que es importante tratar en cuanto se presenta molestia.

Consideraciones osteopáticas

Una misma denominación de “tendinitis” en dos personas puede tener causas muy diferentes, por tanto el tratamiento nunca podrá ser el mismo. Estará condicionado por los factores y mecanismos de producción de la lesión. Nuestro objetivo principal será localizar las alteraciones mecánicas que provocan esa inestabilidad funcional. Una vez sepamos qué está fallando en la persona, emplearemos las técnicas más adecuadas para restablecer la normalidad.

 

Osteopatía estructural Pilates