info@osteopatiaatlas.com
91 715 57 78

Hombro Congelado

¿Sientes rigidez en los hombros? Podrías padecer de capsulitis adhesiva

La medicina crece a pasos agigantados. Cada año se descubren nuevas formas para combatir enfermedades; siempre hay un nuevo descubrimiento, una nueva vacuna, una forma totalmente diferente pero efectiva de curar una lesión o afección. Sin embargo, todavía hay muchas cosas más por descubrir. Hay padecimientos cuyos orígenes son desconocidos, en los que solo se sabe algunos factores de riesgo que pueden formar parte del origen de dicha enfermedad. Un perfecto ejemplo de esto es el Hombro Congelado.

¿Qué es hombro congelado?

El hombro congelado, capsulitis adhesiva o periartritis escapulohumeral es una afección sobre el tejido conectivo que envuelve la articulación del hombro. Esta inflamación produce extremo dolor y rigidez en la zona antes mencionada. Se sabe que solo 2% de la población la padece, siendo más común en mujeres que en hombres.

Existen diversos factores de riesgo que pueden contribuir a la aparición de la enfermedad, el más común sería la edad. La capsulitis adhesiva tiende a empeorar conforme pasan los años. Comienza a aparecer de forma gradual y alrededor de un lapso de 3 años, la persona afectada puede sufrir de hombro congelado crónico. Generalmente aparece de los 40 a 65 años de edad.

La articulación del hombro tiene una función bastante importante. En un principio es una enartrosis formada por 3 huesos, estos son el húmero, el omóplato y la clavícula. El primero de estos se ajusta a una cavidad que se encuentra en el segundo y están envueltas en un tejido conjuntivo originando la cápsula articular del hombro. Lo que hace la enfermedad en la zona es espesar y endurecer dicha capsula, causando adherencias que provocan una presencia menor de líquido sinovial dentro de la articulación.

En muchos casos el tratamiento más común son los fármacos, orales o inyectados, y ejercicios supervisados por un osteópata o un médico especialista. En muy raros casos es necesaria la cirugía; no obstante es una opción que no se descarta, todo dependería de la gravedad de la lesión. Hay personas que, tras haberse curado, pueden volver a padecer del hombro congelado; a pesar de esto, casi nunca es en el mismo hombro

Etapas de la capsulitis adhesiva

Existen muchas enfermedades que están divididas por etapas o fases. El hombro congelado no es la excepción. Estos periodos de evolución van desde que se empieza con el dolor agudo hasta que la persona recupera la movilidad en la zona afectada.

  • Fase 1 o congelamiento: Aquí comienza la etapa más dolorosa de la enfermedad. La movilidad y el rango del movimiento comienzan a verse afectados conforme pasan las semanas. Dura alrededor de 6 a 9 semanas.
  • Fase 2 o congelada: En este momento el paciente tendrá una reducción significativa del dolor; sin embargo, la rigidez se mantiene impidiendo el movimiento. En esta etapa es muy difícil realizar cosas cotidianas. Dura entre 4 a 6 meses.
  • Fase 3 o recuperación: Después de haber realizado con éxito el tratamiento, la rigidez va disminuyendo poco a poco hasta volver a tener una movilidad completa y total del hombro. La recuperación puede durar desde 6 meses hasta 2 años o más.

Síntomas comunes

El síntoma más evidente sería el dolor. Es sordo y fijo y aumenta durante el descanso nocturno. Dicha dolencia impide que el afectado puede mover el brazo, cosas como pasarse la mano por la cabeza o alzar la mano se vuelven tareas sumamente difíciles y dolorosas. Conforme pasan las semanas, la rigidez toma forma y los movimientos son mucho más limitados; lo que a su vez provoca la disminución significativa de la movilidad del brazo.

Causas de la capsulitis adhesiva

Como se dijo al principio, no hay una causa u origen definido que provoque la aparición del hombro congelado. Lo que hay son factores de riesgo que ayudan a originar la enfermedad. Hasta ahora se sabe que la afección se produce cuando la cápsula de tejido conjuntivo se engrosa, tensando la articulación del hombro produciendo así un gran dolor y perdida en la movilidad. Una de los principales factores de riesgo son el sexo y la edad. Las mujeres son más propensas a padecerla y también las personas que tienen entre 40 a 65 años.

Otro posible factor es la inmovilidad prolongada. Esto es para personas que no movilizan mucho el hombro, puede deberse a sedentarismo extremo o a enfermedades y lesiones tales como:

  • Un Accidente cerebrovascular.
  • Una fractura de brazo.
  • Una lesión del manguito rotador.
  • Recuperase de una cirugía.

Las enfermedades sistemicas han demostrado ser otro de los factores de riesgo más comunes. Hay ciertas afecciones que ayudan a que se origine una capsulitis adhesiva. Estos son:

  • Enfermedad de Parkinson.
  • Enfermedades cardiovasculares.
  • Diabetes.
  • Glándula tiroides hiperactiva (hipertiroidismo).
  • Glándula tiroides hipoactiva (hipotiroidismo).
  • Cambios hormonales producidos por la menopausia.
  • Lesiones en las cervicales.
  • Cirugía a corazón abierto.

Causas emocionales

El experto en biodescodificación Christian Fléche relaciona el hombro congelado del lado izquierdo con un conflicto de desvalorización de la imagen que uno mismo tiene como padre o con el sentimiento de desvalorización  en las relaciones que los padres/madres tenemos con los hijos. ”Soy una mala madre o un mal padre”.

 

El hombro congelado del lado derecho lo relaciona con un conflicto de desvalorización social o del estado matrimonial. “No soy un buen esposo, una buena esposa, un trabajador apreciado, un buen alumno.”

Diagnóstico

Para realizar un diagnóstico correcto, el especialista comenzará a realizar una exploración física y revisar el historial médico del paciente. Primero determinará el punto donde más se siente dolor y el rango de movilidad a través de una serie de movimientos pasivos y activos.  Hay expertos que inyectan analgésicos para determinar la amplitud del movimiento. También, para tener un diagnóstico más efectivo, puede mandar a realizar una radiografía o una resonancia magnética.

Tratamientos

El principal tratamiento para el hombro congelado son los fármacos. Los medicamentos de venta libre tales como aspirina o ibuprofeno ayudan a la reducción del dolor e inflamación en la zona afectada. Si el dolor es muy agudo y punzante, el experto puede mandar fármacos más fuertes y especializados. El segundo tratamiento que acompaña a los medicamentos es la terapia física. Aquí se necesitará la ayuda de un osteópata o fisioterapeuta. Estos especialistas podrán realizarle y enseñarle al paciente los ejercicios necesarios para la recuperación de la movilidad.

Normalmente estos dos principales tratamientos duran alrededor de 12 a 18 meses; sin embargo, si los síntomas continúan en intensidad y gravedad, la mejor opción sería la cirugía u tratamientos alternativos como las inyecciones.

  • Inyecciones de esteroides: Especialmente recomendado para las primeras etapas de la enfermedad. Una inyección con corticoesteroides ayuda a disminuir significativamente el dolor e inflamación.
  • Manipulación del hombro: Se usa anestesia para que el médico pueda mover la articulación en varias direcciones y así ayudar a aflojar el tejido tensionado.
  • Distensión articular: el especialista inyectaría agua estéril para ayudar a ampliar el tejido y facilitar los movimientos de la articulación.
  • Cirugía: Principalmente recomendado cuando ninguna de las opciones anteriores parece funcionar. El cirujano extirpará el tejido dañado y las adherencias del interior de la articulación del hombro.
  •  La terapia neural (procaína al 1% en el ganglio del sistema nervioso que está bloqueado) y el ozono pueden ser también útiles.

Tratamiento Osteopático

 

Desde el punto de vista puramente mecánico trataremos de liberar las siguientes áreas:

  • Zona torácica media y alta. Recuperando la movilidad de las escápulas. Si el movimiento escapular está restringido, al mover los hombros traccionaremos en exceso de los músculos del manguito de los rotadores, no solo alterando la biomecánica local sino dañando a corto plazo estas estructuras.
  • Zona cervical. Para mejorar la irrigación nerviosa a la zona del hombro y relajar la musculatura implicada.
  • Zona esternal. Trabajaremos la musculatura que hace posible la antepulsión del hombro.
  • Charnela cervico torácica.
  • Diafragma.
  • Movilizaremos la capsula articular y trabajaremos sobre las articulaciones asociadas.
  • Trabajaremos el sistema nervioso central a través de la terapia craneal.

Manuel Herrero D.O. Bsc(Hons) Osteopathy Medicine

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 3 Promedio: 5)