info@osteopatiaatlas.com
669 23 17 56 · 91 715 57 78

Los esguinces se suelen desencadenar por un movimiento forzado más allá de los límites fisiológicos articulares.

Los ligamentos tienen una doble función articular:

  • Sirven de unión a los extremos óseos articulares (estabilizando y guiando su recorrido)
  • Facilitan información propioceptiva al sistema nervioso central para controlar los desplazamientos articulares, el equilibrio y la posición

Trabajan junto a la cápsula articular, los tendones y los músculos peri articulares. Cuando se produce un esguince es vital conocer en qué medida se han afectado estas estructuras y cómo éstas a su vez puedan estar perpetuando la lesión.

Un esguince agudo donde no se resuelvan correctamente las disfunciones de las estructuras implicadas, generará un esguince de carácter crónico con tendencia a la inestabilidad y a las recidivas.

¿Cuándo surgen?

Sus lesiones más frecuentes se deben a estiramientos bruscos y torsiones en las prácticas deportivas, accidentes de tráfico o por traumatismo violento, provocándo distensiones, roturas parciales o roturas totales, tras las cuales pierden parte de elasticidad y sensibilidad propioceptiva siendo más frágiles a nuevas distensiones.

Los esguinces más comunes son el esguince de tobillo, los esguinces cervicales y la lesión de ligamentos laterales y cruzados de la rodilla.

Consideraciones osteopáticas

Habrá de realizarse una exploración general y global de la persona. ¡Nunca limitándonos al ligamento dañado!

El objetivo global es analizar y corregir aquellas disfunciones que predispongan o desencadenen la inestabilidad articular local.

A nivel local el objetivo es estabilizar la articulación corrigiendo las disfunciones  de movilidad y estimular la regeneración del ligamento.

Osteopatía estructural Pilates